Dos peques encantados con sus regalos de Reyes.

Hola!!, me llamo David y os voy a contar mi pequeña historia. Hace unos años fundé junto con mi mujer un negocio online de venta de ordenadores usados, el cual funcionó estupendamente proporcionándonos todo lo que necesitábamos hasta que en el año 2017 el negocio se fue a piqué debido la irrupción en el mercado de proveedores europeos con los que no podíamos competir.
Desde 2017 hemos tenido que rediseñar nuestra vida y la de nuestros hijos para poder adaptarnos a la nueva situación aunque desgraciadamente la mala suerte nos acompañó y hasta la fecha estamos sin una fuente de ingresos estable pues yo estoy dado de alta como autónomo pero los beneficios apenas cubren los gastos.
Un buen día tuiteando me encontré con Inés, la cual desde el primer momento nos brindó su ayuda por si algún día lo necesitábamos. Inés siempre me pareció una persona interesante pues desde una posición aparentemente acomodada dedica parte de su tiempo y recursos a ayudar a aquellas familias en apuros que lo necesitan, y eso es realmente admirable.
Llegaron las navidades de este fatídico 2020 y nos vimos sin apenas comida para poder alimentar a nuestros hijos pues todo lo que teníamos lo tuvimos que invertir en unos cientos de litros de gasoil para calentar la casa. En menos de 24 horas Inés se encargó de que mi familia tuviera que comer. Un detalle que me llamó la atención y desde aquí quiero agradecer a Inés es el hecho de no solo ayudar sino dignificar a las personas pues para mi sorpresa entre la compra de alimentos que nos envió pudimos encontrar 4 chuletones de ternera mas grandes que mi cabeza y una caja de langostinos riquísimos!, por no hablar de las decenas de dulces navideños que mis hijos todavía saborean. Inés nos ayudó y nos dignificó como personas al hacer que en nuestra mesa no faltará lo que cualquier familia de clase media podría haberse permitido.
No solo eso.
También le envió a mis hijos un regalo de reyes a cada uno que nosotros no hubiéramos podido comprar. A mi hija un set de Barbie que adora, y a mi hijo unas zapatillas con cámara de aire que no se las quita ni para dormir.
Gracias Inés, eres muy grande.

Marcar el Enlace permanente.

Comentarios cerrados.